Inmigrar a Canadá, una cuestión de decisión

Si se quie­re ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te, cual­quie­ra pue­de pre­sen­tar una so­li­ci­tud
Toronto · Publicado el: 31 enero, 2020

In­mi­grar a Ca­na­dá es una cues­tión de de­ci­sión, de he­cho es una po­si­bi­li­dad para cual­quier per­so­na, pero ha­cer­lo reali­dad de­pen­de en la gran ma­yo­ría de los ca­sos de tra­zar una es­tra­te­gia de jue­go y ju­gar el jue­go com­ple­to.  Para al­can­zar esta meta no se pue­de de­jar las co­sas a la mi­tad y es­pe­rar que má­gi­ca­men­te las co­sas se den.

En este mo­men­to en Ca­na­dá te­ne­mos los pro­gra­mas Fe­de­ral y Pro­vin­cia­les, am­bos di­vi­di­dos en va­rias ca­te­go­rías.  El más co­no­ci­do es el pro­gra­ma Fe­de­ral de Tra­ba­ja­do­res Ca­li­fi­ca­dos, pro­ba­ble­men­te por­que es uno de los muy po­cos que no re­quie­ren que el so­li­ci­tan­te ten­ga una ofer­ta de tra­ba­jo en Ca­na­dá o que ya esté tra­ba­jan­do en el país.  Sin em­bar­go no es ne­ce­sa­ria­men­te el úni­co, ni el más sen­ci­llo de los pro­gra­mas para ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te en Ca­na­dá.

En los úl­ti­mos años uno de los pro­gra­mas más po­pu­la­res es el de Ex­pe­rien­cia Ca­na­dien­se; para ca­li­fi­car bajo este pro­gra­ma, el so­li­ci­tan­te debe ha­ber tra­ba­ja­do en Ca­na­dá por lo me­nos 1 año en un tra­ba­jo ca­li­fi­ca­do.  Pero ¿cómo lle­gar a Ca­na­dá? Y ¿cómo ob­te­ner el per­mi­so de tra­ba­jo?

Para ob­te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo hay dos op­cio­nes: con­se­guir una ofer­ta de tra­ba­jo an­tes de lle­gar a Ca­na­dá y ha­cer la so­li­ci­tud del per­mi­so de tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co para un em­plea­dor o te­ner de­re­cho a un per­mi­so de tra­ba­jo abier­to.  Al­gu­nos de los ti­pos de per­mi­sos de tra­ba­jo abier­tos que es­tán dis­po­ni­bles son los que se otor­gan a per­so­nas que se han gra­dua­do en Ca­na­dá de es­tu­dios post se­cun­da­rios, a cón­yu­ges o pa­re­jas de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les que es­tén es­tu­dian­do un pro­gra­ma que con­fie­ra tí­tu­lo y a na­cio­na­les de cier­tos paí­ses del mun­do que tie­nen con­ve­nios con Ca­na­dá para fa­ci­li­tar la mo­vi­li­dad de jó­ve­nes.

Ve­nir a Ca­na­dá a es­tu­diar es tal vez la for­ma más sen­ci­lla para co­no­cer el país, ha­cer con­tac­tos en el me­dio la­bo­ral e ini­ciar la ca­de­na de even­tos que con­lle­va­rá a una re­si­den­cia per­ma­nen­te; pero no siem­pre es po­si­ble de­bi­do a los cos­tos de los es­tu­dios para es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les.

Con­se­guir una ofer­ta de tra­ba­jo en Ca­na­dá mien­tras se está fue­ra del país no es sen­ci­llo -es­pe­cial­men­te si no se tie­nen ami­gos o fa­mi­lia­res en Ca­na­dá que pue­dan ayu­dar con re­co­men­da­cio­nes o re­fe­ri­dos- pero no es im­po­si­ble. Las prin­ci­pa­les ba­rre­ras que se pre­sen­tan para al­can­zar cual­quie­ra de los dos pri­me­ros pa­sos – per­mi­so de es­tu­dio o per­mi­so de tra­ba­jo- son nor­mal­men­te di­ne­ro para es­tu­diar o la ofer­ta de em­pleo.

Cuan­do se tra­ta de di­ne­ro para es­tu­diar, op­tar por un prés­ta­mo de es­tu­dios en el país de ori­gen es una op­ción, con­tar con el res­pal­do fi­nan­cie­ro de los pa­dres es otra, aho­rrar es una op­ción más. En otros ca­sos es­tán tam­bién las be­cas.


Lee también: Cuánto tiempo y hasta cuándo hay que trabajar para alcanzar la residencia permanente en Canadá


Cuan­do se tra­ta de la ofer­ta de tra­ba­jo la úni­ca op­ción es con­se­guir­la y para ello hay va­rias es­tra­te­gias que se pue­den usar.  Una es la apli­ca­ción a em­pleo a tra­vés de las pá­gi­nas de in­ter­net. Job­bank.gc.ca es la pá­gi­na del go­bierno de Ca­na­dá don­de las com­pa­ñías que es­tán bus­can­do tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros es­tán obli­ga­das a po­ner las po­si­cio­nes que tie­nen dis­po­ni­bles.  Wor­ko­po­lis y Mons­ter son pro­ba­ble­men­te las pá­gi­nas más gran­des en el área de re­clu­ta­mien­to de per­so­nal, pero en Goo­gle se en­cuen­tran mu­chí­si­mas otras.

El con­tac­to di­rec­to con las com­pa­ñías es tam­bién una op­ción para quien tie­ne la pa­cien­cia y el tiem­po para bus­car las em­pre­sas en su ramo de ex­pe­rien­cia.  No es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que la em­pre­sa ten­ga dis­po­ni­ble una po­si­ción, es po­si­ble en­viar el cu­rrícu­lo y sim­ple­men­te de­cir­le a la em­pre­sa que lo con­si­de­ren cuan­do ten­gan la va­can­te.  Y nor­mal­men­te la for­ma más efec­ti­va en Ca­na­dá, y en cual­quier par­te del mun­do, es la de una re­co­men­da­ción o “pa­lan­ca” como le co­no­ce­mos.

Sa­bien­do que los cam­bios a las le­yes de in­mi­gra­ción de Ca­na­dá pue­den ser in­clu­so sor­pre­si­vos, pro­gra­mas que se can­ce­lan de la no­che a la ma­ña­na, o po­lí­ti­cas que va­rían sin pre­vio avi­so, la for­ma, con más po­si­bi­li­da­des de éxi­to,  de pla­near la in­mi­gra­ción a Ca­na­dá es man­te­nién­do­se in­for­ma­do de los mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos del país.  Si nos ba­sa­mos en es­tos dos fac­to­res po­dría­mos con­cluir que las per­so­nas con ex­pe­rien­cia en el área de cons­truc­ción (téc­ni­cos, tec­nó­lo­gos e in­ge­nie­ros) y en al área de la sa­lud (mé­di­cos, en­fer­me­ras y te­ra­pis­tas es­pe­cia­li­za­dos)  van a con­ti­nuar sien­do los pro­fe­sio­na­les más so­li­ci­ta­dos por Ca­na­dá por lo me­nos du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da.

Tra­zar una es­tra­te­gia para in­mi­grar a Ca­na­dá pue­de con­sis­tir en so­la­men­te bus­car em­pleo, o pue­de ser tan com­ple­ja como em­pe­zar por el es­tu­dio de uno o los dos idio­mas ofi­cia­les ca­na­dien­ses, cam­biar de tra­ba­jo y es­pe­cia­li­zar­se en una de las áreas de alta de­man­da en Ca­na­dá y ha­cer­se miem­bro de una aso­cia­ción, or­ga­ni­za­ción o gru­po con pre­sen­cia en Ca­na­dá que se pue­da con­ver­tir en el pun­to de par­ti­da para ha­cer con­tac­tos den­tro de la in­dus­tria ele­gi­da.

Las es­tra­te­gias se tra­zan y si se si­guen todo es po­si­ble.  Hay que ha­cer pro­ba­ble­men­te sa­cri­fi­cios en va­rios as­pec­tos para al­can­zar la meta, pero si la re­si­den­cia es el ob­je­ti­vo fi­nal y se tie­ne la de­ter­mi­na­ción de ha­cer­lo, el cos­to, en­ton­ces, no es tan alto, o la di­fi­cul­tad no mu­cha. La es­tra­te­gia de­pen­de de las con­di­cio­nes de cada uno, no hay una ge­ne­ral que pue­da ser tra­za­da y se­gui­da.

Si tie­nes pre­gun­tas so­bre qué es­tra­te­gia de­bes lle­var a cabo para in­mi­grar a Ca­na­dá, con­tác­ta­nos, ana­li­za­re­mos tu per­fil y te ayu­da­re­mos en todo el pro­ce­so de in­mi­grar a Ca­na­dá, haz cli­ck aquí.

(Foto: ElasticComputeFarm/Yvette W & Clker-Free-Vector-Images/Kylie Anderson)

Inmigración a Canadá


Claudia Palacio
Consultora de Inmigración Certificada, Miembro activa del Inmigration Consultants of Canada Regulatory Council (ICCRC) con más de 10 años de experiencia en Consultoría de Inmigración. Graduada con Honores del Programa de Inmigración de Seneca College en Toronto.

Contacta a Claudia

El autor de este artículo espera tus consultas.
Ingresa tus datos y envía tu pregunta:

o escríbele por:

X
¿Qué estás buscando?