¿Necesito un consultor para inmigrar a Canadá?

Canadá creó varios mecanismos para denunciar a personas o empresas que cometan fraudes migratorios
Toronto · Publicado el: 14 mayo, 2020

Cuan­do ha­ce­mos even­tos vir­tua­les o cuan­do pu­bli­ca­mos ar­tícu­los hay una pre­gun­ta re­cu­rren­te, y es si esta o aque­lla ofer­ta que apa­re­ce en in­ter­net es ve­rí­di­ca, si lo que di­cen en este o aquel blog es cier­to y aun al­gu­nos me han pre­gun­ta­do por la le­gi­ti­mi­dad de Pa­la­cio Im­mi­gra­tion y la de mi li­cen­cia de con­sul­to­ra de in­mi­gra­ción. Es­tos co­men­ta­rios son ab­so­lu­ta­men­te vá­li­dos y res­pe­ta­bles, es­pe­cial­men­te por­que en mu­chos ca­sos vie­nen de ex­pe­rien­cias pre­vias en las que o bien la per­so­na que lo hace o sus co­no­ci­dos han sido o es­tu­vie­ron a pun­to de ser víc­ti­mas de frau­de.

El go­bierno ca­na­dien­se y el Con­se­jo de Con­sul­to­res de In­mi­gra­ción Cer­ti­fi­ca­dos de Ca­na­dá (IC­CRC – In­mi­gra­ción Con­sul­tants of Ca­na­da Re­gu­la­tory Coun­cil) se to­man muy en se­rio este asun­to. Mar­zo ha sido de­sig­na­do el mes “anti-frau­de” en In­mi­gra­ción Ca­na­dá y aun­que Mar­zo ya paso, el tema es tan re­cu­rren­te que vale la pena re­to­mar­lo.

El go­bierno de Ca­na­dá ha dis­pues­to de va­rios me­ca­nis­mos para la de­nun­cia de cual­quier em­pre­sa o per­so­na que in­ten­te en­ga­ñar a per­so­nas en te­mas mi­gra­to­rios. Quien co­noz­ca un caso es­pe­cí­fi­co de frau­de, pue­de de­nun­ciar­lo en el te­lé­fono 1-888-502-9060 o a tra­vés del si­guien­te co­rreo elec­tró­ni­co: ci­ti­zens­[email protected].

Por otro lado, vale la pena tam­bién ha­cer én­fa­sis des­de este blog en que cual­quier per­so­na que desee emi­grar a Ca­na­dá pue­de ha­cer­lo por sí mis­ma o pue­de con­tra­tar los ser­vi­cios de re­pre­sen­ta­ción de un abo­ga­do o los de un con­sul­tor de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­do. Para quie­nes quie­ren ha­cer­lo di­rec­ta­men­te, el me­jor con­se­jo que po­de­mos dar­les es que bus­quen la in­for­ma­ción di­rec­ta­men­te so­bre las fuen­tes ofi­cia­les. Los si­tios web del go­bierno don­de pue­den en­con­trar toda la in­for­mación que ne­ce­si­tan son:

www.cic.gc.ca
www.cbsa-asfc.gc.ca
www.ca­na­da.ca/​en/​em­ploy­ment-so­cial-de­ve­lop­ment.html
www.jus­ti­ce.gc.ca
www.ca­na­da.ca

Di­cho lo an­te­rior, ¿cuál es la ra­zón en­ton­ces para con­tra­tar los ser­vi­cios de un con­sul­tor o de un abo­ga­do? o, ¿por qué exis­ti­mos los con­sul­to­res y los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción?

Na­ve­gan­do en in­ter­net o vi­si­tan­do You­tu­be se pue­den en­con­trar co­sas ma­ra­vi­llo­sas, por ejem­plo, hay cen­te­na­res de tu­to­ria­les que su­man mi­les de ho­ras de ví­deos in­di­can­do cómo cam­biar y re­pa­rar el mo­tor de un ca­rro. Hay otros mi­les que en­se­ñan cómo aten­der un par­to en casa, sin ne­ce­si­dad de asis­tir a un hos­pi­tal. Uno de los que per­so­nal­men­te me ha lla­ma­do la aten­ción es un ví­deo de 7:23 mi­nu­tos, que tie­ne mi­les de vi­si­tas en You­tu­be, que en­se­ña cómo cons­truir TU PRO­PIA CASA. Pero aun así, es­tan­do la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble para to­dos y sin cos­to, hay mi­les de per­so­nas que cada día pre­fie­ren con­fiar su ca­rro a un me­cá­ni­co, su par­to a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta y la cons­truc­ción de su casa a un pro­fe­sio­nal con ex­pe­rien­cia.

De la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de en las si­tua­cio­nes an­tes men­cio­na­das, la de­ci­sión de emi­grar a un país como Ca­na­dá uti­li­zan­do o no un con­sul­tor de in­mi­gra­ción, es 100% per­so­nal, cada per­so­na que toma la de­ci­sión de emi­grar sabe el tiem­po del que dis­po­ne para in­ves­ti­gar y ase­gu­rar­se de que el ca­mino que tome es el co­rrec­to y co­no­ce tam­bién el mar­gen de error que se per­mi­te en este nue­vo pro­yec­to, en esta nue­va eta­pa de su vida.

La pro­fe­sión de con­sul­to­ría de In­mi­gra­ción se ha vis­to man­cha­da por las mis­mas per­so­nas y em­pre­sas que usan­do un tí­tu­lo que no les co­rres­pon­de y ca­re­cien­do aún más de los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios para ha­cer­se lla­mar con­sul­to­res han es­ta­fa­do a mu­chos, po­nien­do en en­tre­di­cho la éti­ca de los casi 4500 pro­fe­sio­na­les que nos es­me­ra­mos cada día por cum­plir con los es­tán­da­res de co­no­ci­mien­to exi­gi­dos por nues­tro re­gu­la­dor y por el go­bierno Ca­na­dien­se y que lle­va­mos la éti­ca de la pro­fe­sión en­gra­na­da en los va­lo­res per­so­na­les.

Así que, no solo los in­vi­to a que de­nun­cien ofi­cial­men­te a quie­nes no cum­plen con las re­gu­la­cio­nes de la pro­fe­sión y a quie­nes no ha­cen par­te de la pro­fe­sión, pero se ha­cen lla­mar con­sul­to­res; sino a que co­noz­can qué es lo que ha­ce­mos, cuá­les son nues­tras fun­cio­nes y nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des como con­sul­to­res de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­dos.


Lee también: ¿Qué tanto inglés necesito saber para inmigrar a Canadá? Cómo sacar 9 en conversación en el CELPIP


Para em­pe­zar, la la­bor nues­tra como con­sul­to­res de in­mi­gra­ción no es la de lle­nar for­mu­la­rios, es la de en­tre­la­zar los pro­gra­mas de in­mi­gra­ción tra­zan­do una es­tra­te­gia, paso a paso, que le per­mi­ta a cada can­di­da­to al­can­zar su ob­je­ti­vo de emi­grar a este país. Bien sea que esta es­tra­te­gia sea para ayu­dar­los a dar cada paso so­bre te­rreno fir­me, con el me­nor nú­me­ro de so­bre­sal­tos po­si­ble; o ayu­dar­les a sa­lir de las are­nas mo­ve­di­zas en las que han caí­do. Es­tu­diar no es la res­pues­ta para to­dos los ca­sos como tam­po­co lo es con­se­guir una ofer­ta de tra­ba­jo en Ca­na­dá, de he­cho, es­tu­diar y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po po­dría, in­clu­so, no ser su­fi­cien­te para quie­nes bus­can en un fu­tu­ro ser re­si­den­tes per­ma­nen­tes de Ca­na­dá.

Den­tro de las 3 cla­ses de in­mi­gra­ción que tie­ne Ca­na­dá: Fa­mi­lia, Hu­ma­ni­ta­ria y Eco­nó­mi­ca, la eco­nó­mi­ca apor­ta cer­ca del 70% de los nue­vos in­mi­gran­tes. Den­tro de esta ca­te­go­ría te­ne­mos pro­gra­mas Fe­de­ra­les, Pro­vin­cia­les, Ru­ra­les y pi­lo­tos; que su­ma­dos pue­den ser cer­ca de 100 ca­te­go­rías. Por tan­to, la res­pues­ta a qué se tie­ne que ha­cer para po­der cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos que per­mi­tan emi­grar, está, ÚNICA y EX­CLU­SI­VA­MEN­TE, en el aná­li­sis in­di­vi­dual del per­fil per­so­nal y pro­fe­sio­nal y con más fre­cuen­cia de la que mu­chos po­drían pen­sar re­quie­re ade­más de una pre­pa­ra­ción mi­nu­cio­sa del per­fil en tér­mi­nos de tiem­pos, co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia para que ese per­fil pue­da lle­gar a ser uno de los “me­jo­res de los me­jo­res” en un lap­so de tiem­po es­pe­cí­fi­co y po­der así al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal: re­si­den­cia en Ca­na­dá y ciu­da­da­nía en un fu­tu­ro. Este es, en re­su­men, el acom­pa­ña­mien­to que se pue­de es­pe­rar de los con­sul­to­res de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­dos, de he­cho es la ra­zón prin­ci­pal de nues­tro exis­tir en PA­LA­CIO IM­MI­GRA­TION.

Como nota fi­nal, quie­nes en­cuen­tren anun­cios en in­ter­net, vi­deos en you­tu­be, co­men­ta­rios en Fa­ce­book o Ins­ta­gram que ofrez­can ayu­da para emi­grar a Ca­na­dá, ase­gú­ren­se que quien pu­bli­que esos anun­cios sea un CON­SUL­TOR CER­TI­FI­CA­DO por el Go­bierno de Ca­na­dá, ve­ri­fi­car esta in­for­ma­ción es sen­ci­llo, bus­can­do en Goo­gle RCIC- IC­CRC lle­ga­rán di­rec­ta­men­te a la pá­gi­na del cuer­po re­gu­la­dor de Con­sul­to­res de in­mi­gra­ción y allí, ya sea con el nom­bre o con el ape­lli­do de la per­so­na po­drán en­con­trar su nú­me­ro de li­cen­cia. Úni­ca­men­te quie­nes es­ta­mos en esta lis­ta po­de­mos lla­mar­nos Con­sul­to­res Cer­ti­fi­ca­dos. A los abo­ga­dos pue­den bus­car­los en cada una de las ba­rras de abo­ga­dos de Ca­na­dá, ellos tam­bién es­tán re­gu­la­dos y tie­ne las lis­tas de quie­nes pue­den usar el tí­tu­lo.

Sea la de­ci­sión que sea que to­men, tra­ba­jar por su cuen­ta o con­tra­tar un con­sul­tor o abo­ga­do para in­mi­grar a Ca­na­dá, tan­to mi equi­po como yo les desea­mos los ma­yo­res éxi­tos y des­de ya les da­mos la más ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da a Ca­na­dá. Des­pués de todo, solo 340,000 per­so­nas al año, los me­jo­res de los me­jo­res, de las va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de in­tere­sa­dos, son se­lec­cio­na­dos como re­si­den­tes per­ma­nen­tes de este país, que año con­tra año es ga­lar­do­na­do como uno de los me­jo­res paí­ses del mun­do para vi­vir. ¡Si tú es­tás en esa lis­ta es por­que de­fi­ni­ti­va­men­te te lo me­re­ces! Y si no es­tás en ella, ¡po­de­mos ayu­dar­te a es­tar­lo!

Clau­dia Pa­la­cio, RCIC
Li­cen­cia de Con­sul­to­ra de In­mi­gra­ción Ca­na­dá IC­CRC R416911
Di­rec­to­ra
PA­LA­CIO IM­MI­GRA­TION


¿Tienes mayores dudas? Puedes contactar a Claudia Palacio, de Palacio Immigration Consulting, experta en migración con años de experiencia y casos exitosos. No dejes que nada se interponga entre tú y tus sueños. Ingresa acá y conoce cómo puedes asesorarte con ella directamente.

(Fotos: freepik / master1305 / rawpixel.com)

Inmigración a Canadá


Claudia Palacio
Consultora de Inmigración Certificada, Miembro activa del Inmigration Consultants of Canada Regulatory Council (ICCRC) con más de 10 años de experiencia en Consultoría de Inmigración. Graduada con Honores del Programa de Inmigración de Seneca College en Toronto.

Contacta a Claudia

El autor de este artículo espera tus consultas.
Ingresa tus datos y envía tu pregunta:

o escríbele por:

X
¿Qué estás buscando?