Humanidad y Compasión: Una opción después del COVID-19

Los indocumentados o los inelegibles para una residencia permanente deberán hacer la solicitud por Humanidad y Compasión
Toronto · Publicado el: 28 abril, 2020

Las con­se­cuen­cias mi­gra­to­rias que de­ja­rá el CO­VID van más allá de los re­tra­sos en los pro­ce­sos, mi­les de per­so­nas es­tán a pun­to de per­der su es­ta­tus en Ca­na­dá, y al­gu­nos ya lo per­die­ron, mu­chos de ellos por­que las em­pre­sas con las que tra­ba­ja­ban tu­vie­ron que ce­rrar, otros por­que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca mun­dial dre­nó los fon­dos con los que con­ta­ban para pa­gar por sus es­tu­dios, otros por­que con el im­pe­di­men­to para pre­sen­tar los exá­me­nes de in­glés den­tro de un pe­rio­do de tiem­po de­ter­mi­na­do ya no lo­gra­ron el pun­ta­je que es­pe­ra­ban o den­tro del tiem­po que es­pe­ra­ban, otros, sim­ple­men­te por­que la cua­ren­te­na, el es­trés y la ten­sión des­tru­ye­ron sus re­la­cio­nes afec­ti­vas afec­tan­do las po­si­bi­li­da­des de pa­tro­ci­nio o es­ta­tus por de­pen­den­cia.

A me­nos de que el go­bierno de Ca­na­dá tome me­di­das drás­ti­cas e ines­pe­ra­das para ali­viar el daño mi­gra­to­rio cau­sa­do por el vi­rus, el nú­me­ro de per­so­nas que van a per­der su es­ta­tus en Ca­na­dá en los pró­xi­mos me­ses va a ser in­creí­ble­men­te alto. En el caso de las per­so­nas que que­den o que ya es­tén in­do­cu­men­ta­das o en el caso de las per­so­nas que sean inele­gi­bles para so­li­ci­tar re­si­den­cia per­ma­nen­te en Ca­na­dá bajo cual­quier cir­cuns­tan­cia, el re­me­dio que ofre­ce el Acta de In­mi­gra­ción, Re­fu­gio y Ciu­da­da­nía de Ca­na­dá (IRPA) es so­li­ci­tar la re­si­den­cia per­ma­nen­te a tra­vés de un pro­ce­so de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión.

Los pro­ce­sos de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión son com­ple­ta­men­te dis­tin­tos a los de re­fu­gio. Mien­tras en re­fu­gio se mide el ries­go que co­rre la vida de la per­so­na de­bi­do a los 5 fac­to­res es­ti­pu­la­dos por el con­ve­nio de Gi­ne­bra (raza, re­li­gión, na­cio­na­li­dad, per­te­nen­cia a un gru­po so­cial en par­ti­cu­lar u opi­nión po­lí­ti­ca) o por las dos cau­sa­les adi­cio­na­les es­ti­pu­la­das en la ley de In­mi­gra­ción Re­fu­gio y Ciu­da­da­nía de Ca­na­dá (ries­go de tor­tu­ra o tra­to cruel e in­hu­mano); en los pro­ce­sos de Hu­ma­ni­dad y com­pa­sión lo que se mide es el gra­do de asen­ta­mien­to que haya lo­gra­do la fa­mi­lia o per­so­na en Ca­na­dá, cómo afec­te la sa­li­da del país a los ni­ños in­vo­lu­cra­dos en la so­li­ci­tud y las con­di­cio­nes que pue­dan afec­tar la vida y el fu­tu­ro de esta per­so­na/​fa­mi­lia al re­gre­sar a su país de ori­gen.

To­dos los fac­to­res con­si­de­ra­dos bajo un pro­ce­so por Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión son sub­je­ti­vos, lo que un ofi­cial de in­mi­gra­ción pue­de con­si­de­rar “cir­cuns­tan­cia ex­cep­cio­nal” a otro le pue­de pa­re­cer sim­ple­men­te re­gu­lar. Mien­tras un ofi­cial de in­mi­gra­ción pue­de con­si­de­rar que el he­cho de que los hi­jos de la fa­mi­lia que pre­sen­ta la so­li­ci­tud sean ca­na­dien­ses es una si­tua­ción que ame­ri­ta per­mi­tir­les a to­dos per­ma­ne­cer en Ca­na­dá, otro ofi­cial pue­de sim­ple­men­te con­si­de­rar que los ni­ños no se van a ver afec­ta­dos por la sa­li­da de Ca­na­dá por­que ellos pue­den re­gre­sar al país en el mo­men­to que así lo de­ci­dan por ser ca­na­dien­ses, o pue­den per­ma­ne­cer en Ca­na­dá al cui­da­do de otros fa­mi­lia­res o ami­gos de la fa­mi­lia si no quie­ren sa­lir del país. Igual ocu­rre con los vo­lun­ta­ria­dos, tra­ba­jos, per­te­nen­cia a gru­pos re­li­gio­sos, de­por­ti­vos etc, que son al­gu­nos de los la­zos con Ca­na­dá que nor­mal­men­te se pre­sen­tan en es­tas apli­ca­cio­nes; hay ofi­cia­les que con­si­de­ran esto como asen­ta­mien­to, otros que sim­ple­men­te lo ven como lo que na­tu­ral­men­te de­be­ría ha­ber pa­sa­do sim­ple­men­te por vi­vir va­rios años en una co­mu­ni­dad.

La po­si­bi­li­dad de apro­ba­ción de los pro­ce­sos de hu­ma­ni­dad y com­pa­sión no se basa en un fac­tor es­pe­ci­fi­co sino en una su­ma­to­ria de mé­ri­tos que hace que el can­di­da­to, a los ojos del ofi­cial que re­vi­sa el caso, ame­ri­te re­ci­bir la re­si­den­cia per­ma­nen­te en Ca­na­dá; tal como lo ex­pre­só uno de los Ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Ca­na­dá en el 2015 en la de­ci­sión de uno de los ca­sos que son pun­to de re­fe­ren­cia para este tipo de apli­ca­cio­nes:, un caso por Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión debe apro­bar­se cuan­do, “ha­ving re­gard to all of the cir­cums­tan­ces, in­clu­ding the ex­cep­tio­nal na­tu­re of H&C re­lief, the ap­pli­cant has de­mons­tra­ted that de­cent, fair‑min­ded Ca­na­dians would find it sim­ply unac­cep­ta­ble to deny the re­lief sought” [ha­bien­do te­ni­do en cuen­ta to­das las cir­cuns­tan­cias, in­clui­da la na­tu­ra­le­za ex­cep­cio­nal del re­me­dio del H&C , el apli­can­te ha de­mos­tra­do que un Ca­na­dien­se im­par­cial en­con­tra­ría sim­ple­men­te inacep­ta­ble ne­gar el re­me­dio so­li­ci­ta­do].


Lee también: ¿Cómo obtener una oferta de trabajo para inmigrar a Canadá?


Una so­li­ci­tud de re­si­den­cia per­ma­nen­te por Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión se pue­de pre­sen­tar es­tan­do con o sin es­ta­tus en Ca­na­dá, pero hay que te­ner en cuen­ta que pre­sen­tar la so­li­ci­tud no con­fie­re es­ta­tus; con­tra­rio a lo que ocu­rre con los ca­sos de re­fu­gio, por ejem­plo, don­de los so­li­ci­tan­tes pue­den apli­car a un per­mi­so de es­tu­dio o tra­ba­jo, o a los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros o es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les que se man­tie­nen en es­ta­tus im­plí­ci­to si so­li­ci­tan la ex­ten­sión de sus per­mi­sos. Los apli­can­tes de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión si tie­nen la op­ción de man­te­ner­se le­gal­men­te en el país de­ben ha­cer­lo; pero es muy fre­cuen­te que los so­li­ci­tan­tes de re­si­den­cia per­ma­nen­te bajo esta ca­te­go­ría se en­cuen­tren in­do­cu­men­ta­dos en Ca­na­dá y sin po­si­bi­li­dad de re­es­ta­ble­cer su es­ta­tus.

Los pro­ce­sos de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión son, en mi con­cep­to, los más com­ple­jos, los que más in­ves­ti­ga­ción re­quie­ren y los que, a la par con los pro­ce­sos de re­fu­gio, re­quie­ren de un ar­gu­men­to le­gal más con­tun­den­te. En vis­ta de que para este tipo de apli­ca­ción no exis­te una lis­ta de do­cu­men­tos que deba in­cluir­se y que de­mues­tre que el can­di­da­to cum­ple con los re­que­ri­mien­tos, la res­pon­sa­bi­li­dad del re­pre­sen­tan­te le­gal es “des­cu­brir” y do­cu­men­tar los he­chos, cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes que con­vier­ten el caso del clien­te en me­ri­to­rio y ex­cep­cio­nal y pre­sen­tar­los de ma­ne­ra con­tun­den­te en el ar­gu­men­to le­gal que acom­pa­ñe la so­li­ci­tud.

El pro­gra­ma de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión no es úni­ca­men­te para per­so­nas que se en­cuen­tran in­do­cu­men­ta­das, está dis­po­ni­ble para to­dos aque­llos que por al­gu­na ra­zón no son ele­gi­bles para re­si­den­cia per­ma­nen­te bajo los de­más pro­gra­mas mi­gra­to­rios, pero al ser este un pro­gra­ma dis­cre­cio­nal y de eva­lua­ción sub­je­ti­va, so­la­men­te los can­di­da­tos que más lo me­rez­can, que pue­dan pro­bar­lo y que sean ca­pa­ces de con­ven­cer al ofi­cial de In­mi­gra­ción de ello se­rán apro­ba­dos.

El pre­su­pues­to asig­na­do por el Mi­nis­te­rio de In­mi­gra­ción para apro­ba­ción de re­si­den­cias per­ma­nen­tes bajo esta ca­te­go­ría es bajo, de acuer­do con las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas re­por­ta­das por IRCC, en el 2015 se acep­ta­ron por Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión 3,799 per­so­nas, en el 2016 3,391 per­so­nas y en el 2017 3,216 per­so­nas, co­rres­pon­dien­do so­la­men­te al 1.1% del pre­su­pues­to anual de in­mi­gran­tes.

Ha­cer la so­li­ci­tud de re­si­den­cia per­ma­nen­te a tra­vés de Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión es el úl­ti­mo re­cur­so que ten­drán mi­les de per­so­nas, pero so­la­men­te al­re­de­dor de 3,500 per­so­nas se­rán apro­ba­das bajo el. Es de es­pe­rar que con las re­per­cu­sio­nes del CO­VID-19 el nu­me­ro de apli­ca­cio­nes au­men­te drás­ti­ca­men­te pero no así el pre­su­pues­to de apro­ba­ción. La com­pe­ten­cia por esos po­cos cu­pos será vo­raz, pero los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo rea­li­za­do pre­pa­ran­do y pre­sen­tan­do la apli­ca­ción solo las ve­re­mos en un par de años de­bi­do a que el tiem­po de pro­ce­so de so­li­ci­tu­des bajo este pro­gra­ma es de al­re­de­dor de 2 años para re­ci­bir la apro­ba­ción ini­cial, o el re­cha­zo del caso.

Hu­ma­ni­dad y Com­pa­sión es de­fi­ni­ti­va­men­te una muy bue­na op­ción para le­ga­li­zar el es­ta­tus en Ca­na­dá que no debe to­mar­se a la li­ge­ra.

¿Tienes mayores dudas? Puedes contactar a Claudia Palacio, de Palacio Immigration Consulting, experta en migración con años de experiencia y casos exitosos. No dejes que nada se interponga entre tú y tus sueños. Ingresa acá y conoce cómo puedes asesorarte con ella directamente.

(Foto: freepik/rawpixel.com)

Inmigración a Canadá


Claudia Palacio
Consultora de Inmigración Certificada, Miembro activa del Inmigration Consultants of Canada Regulatory Council (ICCRC) con más de 10 años de experiencia en Consultoría de Inmigración. Graduada con Honores del Programa de Inmigración de Seneca College en Toronto.

Contacta a Claudia

El autor de este artículo espera tus consultas.
Ingresa tus datos y envía tu pregunta:

o escríbele por:

X
¿Qué estás buscando?