La Ortorexia: Cuando lo saludable se torna dañino

Un trastorno alimenticio que convierte la afición por mantenernos saludables a un riesgo a la salud
Toronto · Publicado el: 18 junio, 2013

Ortorexia: Obsesión por la comida saludable.

Nuestra alimentación está cambiando en la actualidad por la mayor información a la que tenemos acceso.  Sin embargo esta información no siempre es veraz y ha llevado a muchos individuos a optar por un tipo de alimentación que puede ser perjudicial.   La ortorexia es un trastorno alimentario que consiste en obsesionarse por la comida que se considera sana y excluir de la dieta productos como el azúcar, la sal, la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y los adicionados con sustancias tales como aditivos y conservadores. Los ortoréxicos se sienten culpables al incumplir el menor detalle de su dieta y se castigan con dietas y ayunos aún más severos. Todo esto puede acarrear carencias nutrimentales, sobre todo cuando los alimentos excluidos contienen nutrimentos no son sustituidos por en su dieta.  Esto puede desembocar en anemia, carencias vitamínicas o de minerales, falta de energía y  enfermedades psiquiátricas como la depresión, la ansiedad o la hipocondría.

¿Cómo podemos definir a la ortorexia? Como la obsesión patológica por la comida saludable.

El ortoréxico es obsesivo-compulsivo con la calidad de su alimentación como su principal objetivo. A diferencia de la anorexia y la bulimia, cuyo problema gira en torno a la cantidad de la comida, en la ortorexia el motivo preocupante es la calidad. Las personas afectadas esperan obtener beneficios de tipo físico, psíquico y moral que eventualmente desencadenan una dependencia semejante a la de cualquier adicto a las drogas. Las personas que la padecen tienden a consumir grandes cantidades de unos pocos alimentos. La supresión total de grasas compromete la ingesta de algunas vitaminas y ácidos grasos imprescindibles para el organismo; sin carne o sustitutos adecuados, los niveles de hierro se desploman.

Algunas preguntas que te ayudarán a identificar este trastorno son:

  • ¿Empleas muchas horas pensando en lo que vas a comer?
  • ¿Gastas mucho dinero en productos alimentarios?
  • ¿Estás obsesionado por lo que comes?

¿Cómo podemos identificar este padecimiento en ti o en un amigo?

  • Dedicas más de 3 horas al día a pensar en la dieta sana
  • Discutes frecuentemente acerca de lo que conviene comer
  • Te preocupas más por la calidad de los alimentos que de disfrutarlos
  • Prefieres no comer para no consumir algún alimento prohibido
  • Dejas de asistir a reuniones para evitar romper tu dieta

Factores de Riesgo:

  • Se da mayormente en personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y predispuestos genéticamente.
  • Generalmente son personas exageradamente preocupadas por la perfección y con una fe ciega en las normas y reglas.
  • En la mayoría de las ocasiones las mujeres jóvenes son las más afectadas, a veces siguiendo el ejemplo de modelos o actrices famosas de costumbres excéntricas en cuanto a la alimentación.

¿Cómo prevenirlo?

La preocupación por un estilo de vida sano, con una dieta sana es algo bueno, pero cuando se convierte en una obsesión es en una conducta que implica peligro para la salud.

¿Cómo tratarlo?

Al detectar los primeros signos de alarma debe animarse a la persona a que reciba ayuda especializada, pues conforme el tiempo es cada vez más difícil romper con la pauta alimentaria nociva. Al igual que la anorexia nerviosa y bulimia, la ortorexia requiere un enfoque multidisciplinario de especialistas en nutrición y en psicología.
Amigo lector, con esta problemática podemos ver de nuevo que los excesos son malos, cruzar los límites no resulta bueno. Te veo  con gusto la próxima semana. Tu amiga nutrióloga Carmen Serdán ([email protected]).

Consejos de Carmen Serdán:

  • Preocúpate por tener una dieta o estilo de vida sana pero no caigas en excesos ni obsesiones.
  • Procura practicar cotidianamente algún deporte que te agrade.
  • Trata de balancear tus comidas dentro de lo razonable.
  • Apóyate en tu nutriólogo sobre todo cuando planeas cambiar tus costumbres alimentarias.
  • No te dejes llevar por la publicidad de productos nuevos “genéticamente modificados”, “de cultivo orgánico”, “ecológicos” etc. Infórmate de fuentes serias o consulta con tu médico de familia,  nutriólogo o psicólogo.
  • Busca actividades que te puedan distraer positivamente, tales como la lectura, el cine, la pintura, la jardinería.

 

Nutrición al día

PhD. Carmen Serdán E.

Carmen Serdán es Licenciada en Nutrición y Ciencia de los alimentos. Cuenta con estudios y experiencia en países como México, España y Canadá.

COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

X
¿Qué estás buscando?