SchoolBOX: haciendo de la Educación una realidad.

Conozca a SchoolBOX una organización sin fines de lucro que busca construir escuelas y regalar material educativo en las zonas más necesitadas de Latinoamérica


SchoolBox, ayudando a los niños latinoamericanos.
Dijo Confucio que un viaje de mil millas empieza con un solo paso. En el caso de Tom Affleck el viaje que lo llevaria a crear SchoolBOX inició con un lápiz y un cuaderno. La inspiración de Tom para crear SchoolBOX, una organización sin fines de lucro cuyo mandato es construir escuelas y proveer materiales educativos para niños de escasos recursos en Latinoamérica, se dio en un viaje que realizara en el año 2006 al norte de Nicaragua. Al despedirse repartió a algunos niños unos cuadernos y lápices que llevaba consigo, y al padre de una de las niñas (Sandra, supo luego que se llamaba) se le iluminó el rostro y le dijo a su hija, "Ahora que tienes un lápiz y un cuaderno ya puedes ir a la escuela".

Este simple intercambio fue el momento que dio inicio a esta organización, cuyos comienzos fueron humildes y llenos de retos, pero que hoy en día ha traído no solo útiles escolares a miles de niños pobres en las zonas rurales de Nicaragua, sino que han podido también construir escuelas y llenar de inspiración, motivación y confianza en el futuro a estos niños para continuar por el camino de la educación.

No fue nada fácil. Tom contó en los inicios con la ayuda de su madre y de un grupo pequeño de Almonte, una comunidad cerca de Ottawa de donde proviene, quienes le ayudaron a SchoolBOX poniendo todos un granito de arena en su formación y crecimiento. Poco a poco fueron recaudando fondos y así, la primera obra que hizo Tom, fue salir con su madre en los "chicken buses" a repartir útiles escolares a varias escuelas. "No teníamos un plan maestro," recuerda, "solamente un deseo intenso de ayudar a estos niños a obtener una educación".

La comunidad de Almonte lo apoyó incondicionalmente al observar su perseverancia y el deseo genuino que tenía de ayudar a estos niños a obtener una educación. Poco a poco la organización fue creciendo. En Nicaragua, después de muchos retos, tuvieron al fin la buena estrella de establecer poco a poco un equipo de mucha confianza, especialmente con la ayuda de Ronald Chavarria, quien desempeña hoy día el cargo de Director de Operaciones de SchoolBOX. Ronald y su familia, cuenta Tom, han sido fundamentales en el crecimiento y desarrollo de la organización.

De la manera que trabaja SchoolBOX actualmente es en conjunto con el Ministerio de Educación, quienes les ayudan a identificar las zonas de más prioridad (lugares donde se necesitan escuelas, donde vivan en extrema pobreza o tengan una gran necesidad de materiales didácticos). SchoolBOX solamente proveía en sus inicios útiles escolares, pero muy pronto se dieron cuenta que necesitaban construir escuelas, ya que había comunidades que habían estado esperando hasta por 20 años por una escuela, o incluso niños que recibían clases bajo un árbol al carecer de un edificio apropiado. La necesidad era palpable.

En la actualidad SchoolBOX continúa trabajando con las comunidades en donde construye escuelas, ofreciendo año tras año, paquetes de materiales educativos para cada niño y de esa manera se mantienen al tanto tambien de como el Ministerio de Educación continúa pagándoles a los maestros para que sigan con su labor de enseñanza. "Esa es la diferencia de SchoolBOX con otras organizaciones" comenta Tom "Nosotros trabajamos en conjunto con la comunidad y con el Ministerio de Educación. La comunidad provee el terreno y la mano de obra para la construcción, el Ministerio de Educación le paga a los maestros y tienen la responsabilidad continua de mantenimiento y SchoolBOX le paga al ingeniero y a la compañía constructora y provee los materiales de construcción".

Hoy en día cuentan con un equipo que incluye un ingeniero, dos empresas constructoras y varios albañiles y trabajadores de la construcción quienes viajan a las comunidades donde se construyen las escuelas. SchoolBOX también envía grupos de voluntarios desde Canadá durante los meses de Febrero a Mayo para que trabajen lado a lado con las comunidades en la construcción de las escuelas.

Estas personas que han viajado juegan el papel de embajadores de la organización ya que a su regreso a Canadá cuentan las experiencias que han vivido y esto motiva a otras personas a ayudar de cualquier manera posible. Sin embargo, su papel más importante, reconoce Tom, ha sido el de motivar a los niños en las comunidades que visitan para que continúen con sus estudios, animándolos e inspirándolos para que no se desanimen y sigan adelante.

"Casi el 50% de los niños en Nicaragua no terminan la educación primaria" comenta Tom. “El enfoque de SchoolBOX” recalca, “es que los niños completen al menos el sexto grado. Si logramos animarlos a terminar sus estudios primarios, la posibilidad de continuar con estudios secundarios y universitarios es más alta. Nuestro trabajo es de remover las barreras para que obtengan al menos la educación básica ahora mismo", comenta.

En los 5 años de vida que tiene la organización, han construído ya 26 escuelas. En el 2012 esperan iniciar proyectos en Honduras y su crecimiento como organización continúa ya que SchoolBOX es ya muy reconocida no solo en Almonte, Ottawa y Toronto, sino a lo largo y ancho del país. Este verano se dio a conocer un poco más a través de Cycle for SchoolBOX, el esfuerzo de Ilan Levy, uno de sus voluntarios, quien recorrió Canadá de punta a punta en bicicleta en un exitoso esfuerzo para recaudar fondos y dar a conocer un poco más la organización a través de todo el país. Se ha fortalecido también a través de la formación de una junta directiva, quienes proveen la experiencia y habilidad conjunta de sus miembros para guiar la organización así, mientras esta va creciendo, proveen una visión más amplia del futuro a donde esperan llegar como organización.

La experiencia, cuenta Tom, ha sido muy satisfactoria no solo por el trabajo que realizan como organización sino tambien a nivel personal. Todo el tiempo que ha vivido en Nicaragua lo ha llenado de muchas experiencias positivas. "Me encanta la comida, el "gallopinto", la gente --el recurso más grande que tiene Nicaragua-- su generosidad e integridad. He aprendido mucho. Conocí a mi esposa, Sarah, construyendo una escuela. Ha sido una experiencia muy positiva para mí. Fue allí donde me hice cristiano porque el país es tan ferviente en su fé. La experiencia se ha convertido en un obsequio magnífico para mí, tener la oportunidad de ayudar a estos niños y trabajar al lado de otras personas que quieren y trabajan por lo mismo. Es un sueño hecho realidad," nos cuenta.

Reconoce que no ha tenido la oportunidad de trabajar más de cerca con la comunidad hispana en Canadá. "Yo sé que hay muchos hispanos que creen en el trabajo que hacemos y desean colaborar con nosotros de alguna manera" comenta, "Lo que pasa es que yo personalmente conozco a muy pocos hispanos. Talvez ahora podamos trabajar juntos construyendo algunas escuelas. Me gustaría mucho que trabajáramos juntos con la comunidad hispana en Toronto y todo Canadá para que ayudemos a estos niños a obtener la educación básica", nos dice para concluir, "Esta es una oportunidad para nosotros aquí en Canadá, de brindarle la oportunidad a estos niños de romper el círculo de la pobreza, y para mí, contar con la comunidad hispana en Canadá para que trabajemos juntos en lograrlo, sería muy importante."

Para obtener más información sobre SchoolBOX, visiten su página de internet: www.schoolbox.ca o su página de Facebook: www.facebook.com/schoolboxhelps



Publicado: 16 de septiembre, 2011
Reportaje: Alma Sandoval Betancourth





Comments











Trabajos
Find a Job Búsqueda avanzada
Keywords:
Location:
Trabajos en Toronto