TorontoHispano.com logo

Business
Participa: FORO Foro se Renovó | Chat | Clasificados | Trabajos | Recomienda TH |   |  
Follow us:    

Publicidad

 
Al dia con la comunidad
Artículo publicado el 22 de Abril 2008

Feliz Día de la Tierra
Comentarios especializados sobre la problemática con el medio ambiente

Parte del equipo de Nuevo Mundo Tv

“Hoy, Día de la Tierra,
pensemos un poco acerca de lo que le hacemos a nuestro planeta y sobre todo
lo que dejaremos a nuestros hijos.
Nuestro planeta está enfermo,
actuemos ya.”

Día Mundial de la Tierra

La celebración del día mundial de la tierra fue instituida por primera vez el 22 de abril de 1970, a iniciativa del Senador norteamericano, Gaylord Nelson, que en ese momento había subrayado la necesidad imperiosa de conservar los recursos naturales del planeta.

Nuestro planeta, en estos momentos viene soportando permanentes agresiones por la

acción del hombre. La contaminación del aire, agua y suelos, la destrucción de ecosistemas, con la consiguiente pérdida de cientos de miles de plantas y especies de animales diezmadas y el agotamiento de recursos naturales no renovables, obliga a las poblaciones del mundo a promover acciones comunes en la búsqueda de un desarrollo sostenible.

Hoy, Día de la Tierra, pensemos un poco acerca de lo que le hacemos a nuestro planeta y sobre todo lo que dejaremos a nuestros hijos. Nuestro planeta está enfermo, actuemos ya.

Agencia de Noticias EcoPress.

 



Al borde del precipicio: Día mundial de la tierra

Desde aquel lejano 1970,  hace 38 años, todos los 22 de Abril, el mundo celebra el Día de la Tierra, aunque a la luz de la cruda realidad ambiental, más que una fiesta es casi un responso.

El objetivo primordial de la fecha apuntaba a lograr el nacimiento y arraigo de una conciencia ambiental respetuosa de nuestro hogar, la Tierra.

Bienintencionadamente se pensaba, que quizás, a través de la participación de autoridades estatales, sociedad civil y organizaciones no gubernamentales, se podía variar la tendencia suicida que cada día más, nos pone al borde del abismo y más cerca de una catástrofe de proyecciones impredecibles e imprevisibles.

Lamentablemente, el paradigma consumista y el modelo de producción globalizado, han calado hondo y es poco probable que en lo inmediato varíen hacia una relación más sana y armónica con el ambiente.

La creencia en un crecimiento sin límites,  ha dejado huellas casi imposibles de borrar y ha desgarrado profundamente las entrañas del Planeta.

Cambio climático, avance incontrolado de la desertificación de los suelos, escasez y contaminación del agua dulce para consumo, pérdida de la cubierta forestal y extinción masiva de incontables especies de la biodiversidad, se muestran como tristes trofeos de una guerra de unos pocos países, contra toda la humanidad.

La panacea de ese desarrollo, verdadero y descarnado, hoy se puede medir en muertos, heridos, desplazados, exilados, enfermos, olvidados y marginados, mientras los pocos privilegiados cercanos al 20 % de la población, ubicados en los países enriquecidos del mundo, se degluten el 85 % de los alimentos, el 80 % de la energía que produce la Tierra y como si fuera poco liberan el 85% de los gases de efectos invernadero que provocan el calentamiento global, la locura del clima y que cual espada de Damocles, amenaza al conjunto.

El lema “Frente al Cambio Climático, menos CO2”, adoptado para la celebración de este año, es casi una paradoja, no por que no sea verdad que haya que disminuir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), sino por que no se condena expresamente a los verdaderos culpables de este ecocidio, que insisto no es toda la humanidad.

El cambio climático se origina en los países enriquecidos del Norte, pero se paga al precio de vidas humanas y su calidad en el Sur empobrecido del Planeta.

           
La avidez descontrolada, el consumo insustentable y la irracionalidad tecnológica han puesto al futuro común en serios riesgos y el accionar de quienes gerencian el             proceso de desarrollo globalizador no parece evolucionar hacia estadios más saludables en la relación con el Planeta, y cada día que pasa se amplia el divorcio de nuestros orígenes.
           

Para quienes trabajan desde hace décadas, seria y comprometidamente por la sanidad del ambiente, la realidad les ha demostrado que la lucha es tremendamente desigual, ya que el poderoso caballero “Don Dinero” puede comprar cuerpos y almas e incinerarlos ante el altar del “Dios Mercado” ante la mirada impasible de gobernantes, funcionarios y comunicadores sociales.

De la mano de programas de alienación masiva como “Gran Hermano” y “Bailando por un Sueño”, entre otros, vemos como la anomia y la indiferencia se generalizan y con ellas caminamos peligrosamente hacia el Apocalipsis.

Nos tendríamos que preguntar, cómo podemos modificar nuestra actitud cultural de “amos y señores de la naturaleza”, aunque más no sea para tratar de evitar que los actuales problemas ecológicos, se transformen en un alud incontenible que sepulte la vida.

Soy consciente de la dificultad de la empresa, pero también estoy convencido que con esta inercia irresponsable, no hay futuro sin cambio.

Como decía Bertolt Brech: “No acepten lo habitual como cosa natural, pues en tiempo de desorden sangriento, de confusión organizada y arbitrariedad consciente, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer imposible de cambiar”.

Nuestra lucha, al decir de Hugo Mujica, es: “no sólo seguir vivos, sino permanecer o volver a lo humano”.

Ricardo Luis Mascheroni / rimasche@yahoo.com

 




Artículo publicado 22 de Abril 2008
 
TorontoHispano.com Toronto Hispano en Facebook Toronto Hispano en Twitter Toronto Hispano en Google Plus Toronto Hispano en You Tube Toronto Hispano homepage